Los Reyes Magos y la estrella de Belén

La historia de los Reyes Magos y la estrella de Belén es uno de los episodios más conocidos en torno al nacimiento del Niño  Jesús. Desde la ciencia, existen tres versiones de lo que sucedió hace más de dos mil años en el cielo de Belén de Judea, una ciudad localizada al sur de Jerusalén.

Se asegura que un fenómeno similar a la estrella de Belén tardaría medio millón de años en repetirse.

¿Quiénes y cuántos eran?

¿Quiénes fueron los viajeros que visitaron al Niño Jesús? ¿Eran, reyes, magos, sacerdotes, grandes sabios? En realidad ¿eran tres? Tradicionalmente, se dice que los Reyes Magos eran tres, pero otras versiones aseguran que fueron dos, cuatro e incluso se habla de doce, como los apóstoles. La Biblia no precisa el número.

Con respecto a las ocupaciones de los Reyes Magos, encontramos que en lengua persa la palabra mago, significa sacerdote ¿Eran sacerdotes? Se cree también que fueron maestros de gran sabiduría. Otra referencia importante la encontramos en la pieza teatral Adoración a los Reyes Magos, que, al parecer, fue escrita en el siglo XII.

 En la obra no se cataloga a los viajeros como Reyes Magos, sino como stelleros, que significa ‘astrónomos’.

Tres versiones para una estrella

Existen tres versiones sobre la estrella de Belén.

La primera aparece en el siglo XVII en la voz del astrónomo Johannes Kepler, quien argumenta que el fenómeno fue resultado de una estrella nova o supernova, que explotó produciendo un punto luminoso en el cielo. Esta versión pierde fuerza, porque la explosión de una estrella hubiera dejado radiaciones electromagnéticas, que nunca han sido detectadas.

La segunda versión señala que la estrella de Belén fue el cometa Halley, lo que explicaría por  qué se representa a la estrella con una enorme cola en los dibujos navideños. Esta segunda versión se debilita, ya que, según los cálculos astronómicos, el cometa Halley pasó cerca de la tierra en el año doce antes de Cristo. Fecha que no corresponde con el nacimiento del Niño Jesús.

En tercer lugar, se sostiene que la denominada estrella de Belén fue una conjugación de planetas. Es esta la versión que científicamente posee mayor aceptación.

Se repetiría en quinientos mil años

El profesor de astrofísica y cosmología teórica Grant Mathews apoya la versión de una conjugación planetaria y asegura que un fenómeno similar tardaría unos quinientos mil años en repetirse.

En el libro Arpas eternas, escrito por Hilarión del Monte Nebo y Josefa Rosalía Luque, sobre la vida de Jesús, los autores coinciden con científicos en la versión de la alineación planetaria. Incluso, el papa Benedicto XVI, en su texto La infancia de Jesús, refiere que fue una conjugación de planetas la que guió a los Reyes Magos.

Cuatro Reyes Magos

En Arpas Eternas se afirma que fueron cuatro los viajeros que visitaron al Niño Jesús:

Melchor. Sabio astrólogo. Fundó en Arabia una escuela de dos corrientes filosóficas, como son la kobda y la mosaica. Sus miembros contaban con gran prestigio como astrólogos, augures y terapeutas.

Gaspar. Príncipe de Bombay (hoy India). Era un astrónomo que renunció a sus títulos como noble, para dedicarse al estudio y la práctica de la Divina Sabiduría.

Baltasar. De origen persa, fue consejero de una escuela de meditación, de gran servicio a la humanidad. Esta escuela se derivaba del krishnaísmo indostánico.

Filón de Alejandría: Éste sería el cuarto viajero, quien era un estudiante de la Escuela de Alejandría. Su obra filosófica vinculó los conocimientos de las culturas griegas y hebreas, logrando gran influencia en la primera mitad del siglo I de nuestra era.

Luis Aparicio Hernández Sánchez

También te podría gustar...